Etiquetas

, , ,

Nunca es tarde para empezar a comer bien. Una buena alimentación evita problemas de salud y ayuda a reparar o regenerar tejidos desgastados.

tercera_edad

¿Qué le ocurre a nuestro cuerpo cuando envejecemos?

El envejecimiento comporta una serie de cambios en nuestro organismo que se agravan con una mala alimentación:

  • disminución de la talla debida a una pérdida de masa ósea
  • disminución progresiva del peso (sobretodo a partir de los 70 años) debida a una ingesta inferior, problemas de masticación,…
  • disminución de la grasa subcutánea y aumento de la grasa visceral a nivel abdominal
  • disminución progresiva de la masa muscular debido a causas funcionales, a la disminución de la autonomía y al aumento en la capacidad de enfermar
  • deshidratación debida a la disminución de la sensación de sed
  • disminución de la producción de saliva
  • aumento de la viscosidad y la densidad de la saliva
  • atrofia de las papilas gustativas que provoca una alteración en la percepción del dulce y el salado
  • pérdida de piezas dentales, disminución del esmalte y desgaste dental
  • sensación de saciedad precoz debida a la falta de dilatación del fundus del estómago
  • disminución de la acidez y de la producción de bilis que provocan dificultad en la digestión
  • estreñimiento debido a una disminución en el peristaltismo
  • disminución en la absorción de nutrientes debida a la disminución de irrigación de las mucosas
  • alteraciones del sistema inmunológico
  • disminución de las células del sistema nervioso, la memoria y la capacidad de adaptación
  • disminución del metabolismo basal, de la tolerancia a la lactosa, de la absorción de hidratos de carbono, de la concentración de colesterol, de la absorción de calcio, de vitamina D

Todos estos cambios hacen necesario un buen planteamiento de la alimentación a seguir con el fin de evitar una desnutrición.

¿Cómo debe ser la alimentación durante esta etapa de la vida?

  • La alimentación debe ser equilibrada y variada. Hay que asegurar la presencia de todos los grupos de alimentos en la proporción adecuada y  5 comidas al día.
  • Debe tratarse de una alimentación placentera pero suave y con la textura adecuada según la situación de la persona.
  • Ha de asegurar el aporte de proteínas necesario. Si la sensación de saciedad aparece de manera precoz mejor tomar alimentos de volumen reducido pero de elevado valor nutritivo.
  • Ha de asegurar un aporte suficiente de fibra incorporando cereales integrales y legumbres.
  • Ha de incluir una ingesta diaria de 8 vasos de agua, zumos naturales, infusiones, caldo, licuados,…
  • Debe incluir pescado azul (salmón, atún, sardinas,…) 4-5 veces por semana.
  • Ha de ser una alimentación baja en grasas saturadas (embutido, bollería, platos preparados,…) pero con el suficiente aporte de aceite de oliva.

Además de todas estas recomendaciones alimenticias, es importante realizar ejercicio físico gratificante y mantener una adecuada exposición solar.

Imagen

¿Cómo podemos asegurar un buen funcionamiento del cerebro?

Una dieta nutricionalmente insuficiente, rica en grasas y en colesterol, un abuso de alcohol y la presencia de hipertensión arterial pueden ser causa de un envejecimiento prematuro del cerebro.

Por lo tanto, para asegurar un buen funcionamiento del cerebro debemos:

  1. repartir la comida en 5 tomas diarias
  2. asegurar una ingesta adecuada de proteínas en las diferentes comidas del día
  3. asegurar una ingesta adecuada de alimentos ricos en triptófano (huevos, lácteos, pescado azul, patata, arroz, frutos secos, col,…) para facilitar la formación de serotonina
  4. disminuir la ingesta de grasas saturadas y asegurar la ingesta de grasas saludables (pescado azul, aceite de oliva, nueces,…)
  5. asegurar una ingesta adecuada de alimentos ricos en vitaminas antioxidantes (A, E y C) como las frutas y verduras, el aceite de oliva, almendras,…
  6. mantener una actividad mental constante (leer, estudiar, hacer crucigramas,…)
  7. descansar

 

 

 

Anuncios