Etiquetas

, , , ,

La obesidad es actualmente la enfermedad más frecuente en niños. La padecen más del 10% de los niños del mundo. Se calcula que hay unos 43 millones de niños menores de cinco años con sobrepeso o obesidad.

Se trata de una acumulación excesiva de grasa que origina efectos nocivos para la salud como el desarrollo de ciertas enfermedades crónicas como la diabetes y enfermedades cardiovasculares entre otras. Además, los niños obesos tienden a ser obesos en la edad adulta.

images

La obesidad simple es la más frecuente y es de la que hablo en este post, pero existen otros tipos de obesidad como la causada por una diabetes materna descompensada, por un hipotiroidismo congénito, por una disminución de la hormona HCG o por un exceso de tratamiento con cortisona.

¿Cuáles son las causas?

La obesidad es una enfermedad multifactorial, pero la causa más frecuente es el desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto calórico.

No obstante, el aumento mundial de sobrepeso y obesidad se atribuye a varios factores:

  1. Factores macroambientalesUnknown
    • Dieta inadecuada. Disminución del consumo de frutas y verduras y aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos con abundantes grasas y/o azúcares pero con escasas vitaminas, minerales y otros nutrientes saludables (bollería, bebidas azucaradas, fast food, snacks,…).images-2
    • Inactividad física. Aumento del sedentario de muchas actividades recreativas, cambio en el medio de transporte y urbanización creciente.
  2. Factores genéticos
    • Hijos de padres obesos tienen más probabilidades de ser obesos
    • Distribución corporal del tejido adiposo
  3. Factores socioeconómicos
    • Cuanto menor es el nivel socioeconómico, sobretodo de la madre, mayor es el riesgo de que el niño padezca obesidad.
  4. Periodo fetal.
    • Si la madre fuma durante el embarazo aumenta el riesgo de que el futuro hijo sufra obesidad.
  5. Primer año de vida.
    • La lactancia materna es un factor de protección frente a la obesidad.
    • Es importante introducir los alimentos de forma correcta, cada uno en su momento y de forma progresiva

¿Dieta?

No se pueden realizar dietas drásticas, hay que saber qué come el niño y estudiar qué se puede restringir, pues está en periodo de crecimiento.

Los niños no pueden escoger el entorno en el que viven ni los alimentos que consumen, y además, tienen una capacidad limitada para comprender las consecuencias a largo plazo de su comportamiento. Por lo tanto, necesitan una atención especial.

Es importante corregir los errores y distribuir correctamente los macronutrientes, es decir, equilibrar la dieta. Una intervención nutricional por parte de un dietista-nutricionista es muy aconsejable.

Me gustaría destacar que lo primordial para evitar la obesidad infantil es centrarse en una buena prevención fomentando una alimentación sana y equilibrada y un estilo de vida saludable.

Elena Salgas. Nutricionista y Farmacéutica.

Anuncios